6 Trucos para ampliar visualmente un espacio pequeño

En el siguiente artículo, se revelan algunos consejos para sacar el máximo partido a un espacio de dimensiones reducidas y conseguir una mayor sensación de amplitud en un espacio pequeño.

1. Elegir mobiliario pequeño y visualmente ligero.

En primer lugar, hay que tener claro que no es cuestión de no amueblar o poner menos muebles en la estancia. Si no se amuebla, se queda un espacio vacío, por lo que se pierden las proporciones y el espacio va a parecer más pequeño. El truco está en elegir muebles pequeños, con líneas sencillas y colores claros para que sean ligeros y no pesen visualmente.

2. Compartir espacio, reinventar funciones.

Esto significa que para optimizar al máximo el espacio, vamos a otorgar a ciertos muebles o partes de la estancia, dos o más funciones.

3. Utilizar la luz.

Si el espacio tiene mucha luz natural, se recomienda utilizar colores blancos y claros, como el beige. Esto hará que la luz que entre por las ventanas rebote, y de la sensación de un espacio más luminoso y amplio.

En el caso de que no haya mucha luz natural, se recomienda utilizar colores más oscuros y colocar luz muy puntual. El color oscuro hará que se pierda un poco la percepción, las proporciones de las paredes de la estancia. Además, colocando varios puntos de luz, y dejándolos encendidos todo el día, hará que el espacio parezca más amplio.

4. Paredes estrechas, rayas verticales.

Cuando en la estancia hay paredes estrechas, las rayas verticales harán que parezcan más anchas, dando mayor sensación de amplitud. Se podrán conseguir las rayas verticales con papeles pintados, pintura o con unas estanterías.

5. Paredes bajitas, rayas horizontales.

Al contrario, cuando en el espacio las paredes sean más bajas, se utilizarán franjas horizontales para conseguir la amplitud visual.

6. Utilización de espejos.

Una de las ventajas que tienen los espejos es que visualmente desaparecen, haciendo creer al ojo que la imagen que está viendo es real, y por tanto que hay más estancia al otro lado de la pared. Por eso, se recomienda utilizar estos en las partes altas de la estancia, encima de los aparadores, en frente de las ventanas... Además, reflejan muy bien la luz natural, por lo que harán que el espacio sea más amplio y luminoso.